Un esposo tomó estas fotos de su esposa que capturaron el amor y la pérdida de una forma hermosa

La batalla que no escogimos. Ese es el nombre de la obra que Ángelo Merendino creo para conmemorar a su esposa Jennifer, quien lucho contra el cáncer de mama hasta sus 40 años.

De alguna forma, ser espectadores de estas vidas se siente como una invasión de la intimidad de sus vidas privadas. Pero para Ángelo y Jennifer, compartir con el mundo el amor que sentían por el otro, es mas allegado a como ellos eran.

810_cancer_photo_1.jpg

810_cancer_photo_2.jpg

En la pagina web en honor a su esposa, Ángelo recuenta como se conocieron, que como al igual que cuando su padre conoció a su madre y supo que había encontrado la mujer de su vida, el también sitio que había encontrado el amor de su vida cuando por primera vez vio a Jennifer, el 29 de agosto del 2005, mientras aplicaba por un nuevo empleo como bartender. Un mes después, relata, tomo toda su valentía confesarle a Jen sus sentimientos. Y Jen respondió en una voz dulce y suave «Yo tambien siento lo mismo por ti.»

810_cancer_photo_3.jpg

Unos 6 meses después, Ángelo había vendido la mayor parte de sus posesiones para comprar un anillo, y una noche después de una cena en un restaurante Italiano, se arrodillo y le propuso matrimonio y Jennifer grito: «¡Cállate!» Confundido por un momento, Ángelo no sabia lo que significaban estas palabras, pero Jennifer tomo el anillo y lo coloco en su mano. Para el siguiente otoño, estarían casándose en el Parque Central de Nueva York.

810_cancer_photo_4.jpg

La batalla contra el cáncer comenzó 5 meses después, cuando Jennifer le decía por teléfono que tenia cáncer de mamas. Mientras sus vidas se volvían mas complicadas, tambien su enfoque se volvió mas simple — sobrevivir. Todo lo que no fuese necesario no tenia importancia alguna.

Jennifer se recuperó después de un año, y aunque el mundo no seria el mismo para los dos después de la primera batalla, relata que en cambio las cosas que antes les angustiaban o molestaban ya no tenían el poder de hacerlo. Y en cambio, hacerse reír el uno al otro, bromear, y decirle a las personas en sus vidas que los amaban llegaron a ser las únicas cosas que importaban.

810_cancer_photo_5.jpg

After running her hands through her hair Jen shows me how much is falling out due to chemotheray treament.

After running her hands through her hair Jen shows me how much is falling out due to chemotheray treament.

En abril de 2010, Jennifer sufrió una recaída. Su cáncer había regresado y esta vez era metástasis. Las consultas, exámenes y terapias volvieron. Para Ángelo el pensar que podría quedar viudo antes de sus 40 se sentía como una patada en el estomago. Decirse «te amo» por texto a cada instante era lo que los ayudaba a continuar.

810_cancer_photo_7.jpg

810_cancer_photo_8.jpg

Con sus mundos de cabeza, Ángelo relata que se acogió al único tipo de comunicación que conocía. Su cámara. Y comenzó a fotografiar sus vidas de día a día. Su esperanza era que amigos y familia vieran lo que ellos pasaban todos los días y quizás poder entender mejor las dificultades en sus vidas. Nunca fue la intención crear un libro, o tener una exhibición—estas fotografías, cuenta Ángelo—nacieron de la necesidad.

810_cancer_photo_9.jpg

810_cancer_photo_10.jpg

Un amigo cercano luego sugirió que Ángelo publicara la historia de los dos en el Internet, y con el permiso de Jennifer, compartió alguna de sus fotografías. La recepción fue increíble. Comenzaron a recibir correos de toda parte del mundo. Algunos de ellos, venían por mujeres que tambien luchaban con el cáncer de mamas. Encontraban inspiración en la valentía y gracia de Jennifer. Una mujer compartió que gracias Jen, confronto sus temores e hizo una cita para una mamografía. Y fue entonces que entendieron que su historia podía ayudar a otros.

810_cancer_photo_12.jpg

810_cancer_photo_13.jpg

Su esposo ralata:

«El 22 de diciembre del 2011, a las 8:30PM, solo 16 días después de su cumpleaños numero 40, y menos de cinco años de nuestra boda, mi dulce Jennifer se fue. Nuestra estrella no brillo por mucho tiempo, pero hombre, brilló resplandeciente.

Al compartir nuestra historia, nuestra historia de amor, algo hermoso a comenzado a crecer de algo horrible e injusto. Si no compartimos nuestras experiencias, ¿como podríamos aprender, crecer y sobrevivir?»

Jen blows out the candles as her friend Beth holds the cake. The two have been friends since the 1990's and Beth flew to New York from Cleveland to surprise Jen. Jen was diagnosed with stage 3B breast cancer in February of 2008, just 5 months after her and Angelo's wedding. Angelo began to photograph the couple's day to day life after they learned that Jen's cancer had spread to her liver and hip. Jennifer's grace, courage and optism along with the love that Jen and Ange shared has served as inspiration to countless amounts of people.

Jen blows out the candles as her friend Beth holds the cake. The two have been friends since the 1990’s and Beth flew to New York from Cleveland to surprise Jen.
Jen was diagnosed with stage 3B breast cancer in February of 2008, just 5 months after her and Angelo’s wedding. Angelo began to photograph the couple’s day to day life after they learned that Jen’s cancer had spread to her liver and hip. Jennifer’s grace, courage and optism along with the love that Jen and Ange shared has served as inspiration to countless amounts of people.

810_cancer_photo_15.jpg

Todas las noches antes de dormir, Jennifer y Ángelo se preguntaban cual había sido la mejor y peor parte de sus días. Usualmente sus respuestas eran algo como, «cuando me alcanzaste y pasaste tus dedos por mi cabello» o «cuando estábamos en el hospital y me tomaste de la mano.» En la noche cuando Jennifer se veía mal, en lo que sospechaban podía ser la ultima vez que estarían acostados al lado del otro, Ángelo le pregunto que había amado más sobre ese día. Jen lo pensó por un minuto, y mirándolo lo más profundo a sus ojos que nunca antes le dijo: «Lo Amé Todo.»

Ojala y podamos nosotros tambien aprender a amarlo todo. Gracias a Jennifer y Ángelo por compartir su historia con el mundo. Prueba de que esa estrella, aun brilla.

810_cancer_photo_16.jpg

Jen's dad, Larry, nervously sits at the end of her bead while Jen sleeps. After 14 days in the hospital, Jen came home today.

Jen’s dad, Larry, nervously sits at the end of her bead while Jen sleeps. After 14 days in the hospital, Jen came home today.

810_cancer_photo_18.jpg

810_cancer_photo_19.jpg

810_cancer_photo_21.jpg

810_cancer_photo_22.jpg

810_cancer_photo_23.jpg

810_cancer_photo_25.jpg

Hearse

Hearse

810_cancer_photo_27.jpg

Lo amé todo.

“Ama cada bocado de las personas en tu vida.” — Jennifer Merendino

×

Prénsame en Facebook 

En sólo un momento y sin abandonar esta página puedes permanecer informado de lo nuevo que 
Prénsame publica — directo a tu muro.

Autorizar
Conéctate a Prénsame