¡Nunca tengo tiempo de nada! Administración del tiempo

Si bien es cierto que no soy muy amiga de las técnicas repetitivas, sino que creo en el instinto y la pasión, la creatividad o el talento. Admito que llega un momento en el que son necesarias, incluso para mí al menos para lograr administrar mi tiempo.

Y ese momento me llegó no hace mucho, cuando tenía varios proyectos en todos los frentes, a nivel personal,en el trabajo,en casa, las tareas, los entrenos, la dieta y la página recién nacida en la que estás leyendo esto, y además estaba saldevática.

Me dí cuenta, de que con unas seis horas más diarias viviría mejor, más tranquila y llegaría a mis objetivos (que no son pocos) sin dejarme la vida en ello y que, a causa de esa falta de tiempo, estaba llegando a un nivel de estrés preocupante que me hacía ser una bomba de relojería para mí y mi pobre entorno.

¿Y de dónde faltaban esas 6 horas? De DORMIR.

Porque antes no dormía y mis días eran mucho más largos, y ahora duermo (de manera regular, satisfactoria y placentera, por cierto) lo que me quita mucho tiempo, pero es absolutamente necesario para poder vivir.

Aparte de que hago más cosas que antes.

¿Qué hice? Primero de todo volverme loca, después plantearme qué hacía mal, segundo comentárselo a mi chico, y como me apoya en todo (algún día dedicaré un post a sus grandes ideas), nos liamos los dos a ver videos, leer ebooks, buscar apps, métodos, etc.

En un día tenía no 6, pero si 3 horas y media más DIARIAS para mi y MIS cosas.

¿Cómo?

Si bien es cierto, que a cada cual le va bien un método distinto, aquí os dejo las cosas que he cambiado de mi vida (repito, en dos días) y me han dado más calidad de vida, porque el dinero es dinero, pero el tiempo no tiene precio.

 

1) ORGANIZACIÓN

Yo siempre he funcionado con agenda, de papel, soy una loca de las listas, los post-it y los papelitos con notas, caóticamente ordenados por todas partes. Los calendarios en red no me suelen servir mucho, ni las apps, pero me lance a probar y leer y buscar y probar listas de tareas, memes, etc. y me dediqué a usarlas y probarlas hasta encontrar las mejores para mi  (haré un post sobre ellas en breve)

¿Y ya está una app solucionó mi vida? NO.

Hay mucho más y ahora mismo voy a explicártelo todo.

 

2) NO MEDIO-HAGAS MUCHAS COSAS, HAZ-DEL-TODO UNA

Una de las cosas que repetían todos los que hablaban, escribían o pensaban sobre el tema en todos los soportes que consultamos era que no funcionemos como multitask o multitarea.

Y ahí no he tenido más remedio que ceder, siempre he hecho varias cosas a la vez, alguna vez mi chico me ha encontrado desnuda en mitad de la cocina, con trastos en la mano y me ha preguntado si hacía algún tipo de ritual satánico, porque “Estoy duchandome mientras hago la comida, almuerzo,  comparto en las redes sociales y preparo nosequé, que llego tarde al trabajo” y en mi trabajo he funcionado siempre de manera parecida. Eso acaba en medio-hacer muchas cosas, pero no acabar (normalmente) ninguna del todo, y como consecuencia, aparte de perder la concentración al pasar de una tarea a otra, suele traer estrés (hay personas que trabajamos mejor bajo presión pero por lo general hace que disminuya tu productividad, y a según que niveles de estrés somos menos productivos todos, por algo es la peor enfermedad de nuestro siglo). Así que he tenido que obligarme a mi misma a no ser multitarea, centrarme en una cosa determinada, focalizando toda mi atención sólo en eso, durante un tiempo determinado (en concreto yo uso períodos de 25 minutos, y los repito las veces que sea necesario, cada 25 minutos me permito un descanso de unos 5 minutos más o menos y repito esos ciclos las veces que haga falta)

 

3) TEN SENTIDO COMÚN

 Una de las cosas que más tiempo me quitaba eran los tiempo de espera, trabajo desde hace poco por las tardes y entreno diariamente, para poder entrenar tiene que haber pasado una hora por lo menos desde que comes, después de desayunar tenía una hora ahí en medio que no me bastaba para hacer nada productivo y después del entreno, necesitaba ducharme, comer el post-entreno, etc.  Pues consultando con mi entrenador, modificamos eso y ahora entreno nada más despertarme  (a las 7 de la mañana o antes) y desayuno justo después (desayuno+post-entreno), con lo que esa hora de espera desaparece, optimizo y mi tiempo se duplica como por arte de magia.

El sentido común es una arma poderosa, piensa en las tareas que puedes hacer seguidas, viajes que te puedes ahorrar si organizas tu tiempo y horarios e intenta reducir esos “tiempos de espera” para optimizar tus desplazamientos, etc.

Y madruga, todos los triunfadores han madrugado (hablaré de ellos y sus hábitos en otro post), por algo será.

 

4) ACABA DE LO QUE EMPIEZAS

 

Está muy bien asignarte un tiempo a cada tarea pero no basta con eso, hay cumplirlo e ir tachando objetivos de tus listas de tareas, a mi me encanta ver todos mis post-it de colores, mis listas a papel y mis agendas con su tachón o su tic de“Bien hecho” pero no hagas media hora de una y media hora de otra, y dos a la vez. Empieza una tarea y acabala, ve tachando cosas de la lista, aparte de sentirte más productivo y mejor psicológicamente lo cual disminuirá tu estrés y aumentará tus expectativas, tu actitud y, por lo tanto tu calidad de vida, dejarás de tener esa sensación tan horrible de “no tengo tiempo de nada”

5) PRIORIZA, DELEGA Y NIEGATE

Lo pongo todo junto, porque creo que está claro el mensaje pero por si acaso lo repito, TÚ vas primero, prioriza las tareas que más te importan, delega a otros lo que no es necesario que hagas tú o bien lo que puedan ayudarte a hacer, las tareas del hogar se reparten (con eso no tengo ningún problema) y las del trabajo otro tanto (aunque no siempre se puede), y niégate a actividades, compromisos y favores que no te van a dejar tiempo para TUS cosas. Resumiendo, se egoísta de una manera sana mental y psicológica. TU PRIMERO, tus metas primero.

 

6) ¿ERES UN SUPERHÉROE?

Lo pregunto porque dicen todos por ahí que no, que no lo somos, y por ello aconsejan ser realista, no tener metas muy altas, ni ser muy ambicioso, etc. Yo no voy a deciros eso, cada uno sabe hasta donde llega y lo que quiere, siempre hay que pagar un precio en eso consiste la magia, pero que nadie te diga que no puedes conseguir algo si realmente lo quieres, nunca apoyaré ni incitaré al conformismo.

Siempre hay que pagar un precio, se Batman si quieres ser Batman, pero se consciente y organizate bien para poder pagar el precio, sin cortarte las venas.

Si tienes más trucos o quieres comentar tus resultados, deja un mensaje y mi gato Vainilla lo responderá en cuanto tenga un hueco en su agenda.

Paula Caminal escribe desde que tiene memoria y puedes leer más de ella en su Puta Intensidad.

 

×

Prénsame en Facebook 

En sólo un momento y sin abandonar esta página puedes permanecer informado de lo nuevo que 
Prénsame publica — directo a tu muro.

Autorizar
Conéctate a Prénsame